Menu
icon_home.gif Inicio
icon_members.gif Temas
petitrond.gif Testimonios
petitrond.gif Temas Juveniles
petitrond.gif Estudios Biblicos
petitrond.gif Temas Familiares
petitrond.gif Reportajes Especiales
petitrond.gif Reflexiones - Devocionales
petitrond.gif Archivo por Fecha
petitrond.gif Buscar Tema

Testimonios: Mis Años De Matrimonio - Sonia Luna

 
     Pastora: Sonia Luna - www.cashluna.org

“Mas quiero que estéis libres de preocupación. El soltero se preocupa por las cosas del Señor, cómo puede agradar al Señor; pero el casado se preocupa por las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer, y sus intereses están divididos. Y la mujer que no está casada y la doncella se preocupan por las cosas del Señor, para ser santas tanto en cuerpo como en espíritu; pero la casada se preocupa por las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido. Y esto digo para vuestro propio beneficio; no para ponernos restricción, sino para promover lo que es honesto y para asegurar devoción al Señor.” 1 Corintios 7:32.


Estamos celebrando 20 años de casados con el pastor Cash y este versículo lo leí después de los primeros diez años. Lo que expresé fue: ¡Cómo no lo había leído antes! Una de las cosas que más puede traer preocupación a tu vida es mantener una relación con el sexo opuesto. El trabajar y proveer para tu casa puede ser otra, pero la de mantener la relación con la persona a la que amas es más difícil. ¿Por qué? Porque nos atrae en lo físico, esa es nuestra naturaleza, pero tenemos que tener dominio propio. Los animales no pueden razonar, sólo actúan por instinto y esto los hace diferentes a nosotros.

El apóstol Pablo está enseñando una vez más a la iglesia cosas que tenían que aprender a hacer y enseñó del matrimonio después de haber explicado que el cuerpo es el templo del Espíritu Santo. En 1 Corintios 6:18 dice: “Huid de la fornicación. Todos los demás pecados que un hombre comete están fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo”. Cuando yo recibí al Señor Jesús en mi corazón y le dije que “sí” a El, lo único que salía de mí era un agradecimiento tan grande que quería servirle en todo tiempo. Pero cuando vi a Cash, me di cuenta que también quería otras cosas, como por ejemplo, tener novio, y eso no estaba mal. Mi esposo ha contado que cuando asistía a la iglesia católica, le pedía al Señor servirle, tener una carrera profesional y tener esposa e hijos. Es esto exactamente de lo que nos está hablando el apóstol Pablo. Tenemos que agradar a nuestro Señor y Salvador, y también a nuestro esposo.

Te puedo confirmar por nuestro testimonio que sí se puede servir a Dios y, al mismo tiempo, dedicarte a un romance con otra persona.

Nuestros primeros años de casados fueron de adaptación. A los dos primeros años de casados se les llama la etapa del amor joven. Aquí es donde hay que superar lo siguiente: ¿Pueden dos personas independientes llegar a ser una unidad? ¿Quién manda? ¿Está su cerebro afectando su experiencia sexual? ¿Está eligiendo opciones responsables?

Cuando nos casamos, me tocó hacerle por primera vez un postre que a él le gusta muchísimo, era el flan. A mí nunca me había gustado, por lo que no me preocupé por aprender a hacerlo. Llegó el día que me lo pidió, fue para la luna de miel. Me había preparado muy bien en aprender a cocinar variedad de comida y creí que el flan me iba a salir muy bien, pero resulta que no. Recuerdo que pasé mucho tiempo moviendo el azúcar en la olla, ésta se dora sola sin nada, pero yo le puse agua, entonces nunca se hizo caramelo. El pudo comer el flan, pero sin caramelo. Cuando supo Cash y se dio cuenta que me había tardado demasiado por haberlo cocinado así, él me molestó como no tienen idea. Y lo peor es que me sucedió también con el fresco de tamarindo. A mí me gusta el tamarindo solo, como te comes un jocote, pero a él le gustaba en fresco. Y también llegó el día en que tuve que hacerlo, me inspiré y lo hice, pero no supe cómo. En lugar de dejarlo en remojo un día, lo dejé una semana, ¡eso se fermentó! Cuando mi esposo lo encontró, le dio tanta risa que pasó con eso durante varias semanas y hasta el día de hoy, me molesta.

Estas cosas son cómicas y las disfrutas, pero hay otras no muy cómicas que hay que aprender a disfrutar. Yo vengo de una familia de cinco hijos y él viene de una familia de uno, él mismo. Yo fui una hija muy consentida y con él fueron muy estrictos. Yo era introvertida y él extrovertido. Aprendí que hay otra etapa en el matrimonio, la segunda etapa, y se le llama el amor realista, ésta es de los tres a los diez años de casados.

En esta etapa, hay que superar lo siguiente: ¿Puedes seguir enamorado cuando la realidad se impone? Agendas ocultas: su causa y su cura. ¿Puedes escribir un nuevo contrato matrimonial? ¿Puedes edificar tu matrimonio a prueba de niños? Creo con todo mi corazón que el haber deseado andar en la voluntad de Dios, ha hecho que nuestra relación sea buena hasta el día de hoy.
La Palabra de Dios nos dice que hay dos decisiones que tomar. Una es quedarte soltera, y la otra, contraer matrimonio. Quiero decirte que en ambas decisiones hay compromiso. La decisión que tomes tiene sus consecuencias y hay que afrontarlas. Si decides que no deseas casarte, entonces no te pongas triste cada vez que veas a alguna amiga con novio. Si decides que quieres casarte, cuando te enamores, no te sientas avergonzada e intimidada por el joven. Tienes que aprender a respetarlo y tenerle paciencia, así como él te la tendrá a ti.

Pastora: Sonia Luna - www.cashluna.org


Enviado el miércoles, 25 de octubre a las 16:51:25 por bravo


 
Siguenos en Facebook, haciendo click en "Me Gusta".
O Envia el tema a tus Amigos de Facebook.






Tambien puedes publicar tus Comentarios

Temas Asociados

Testimonios

 
Opciones
 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

   Suscribete RSS

 Suscribete  
* Suscribete para recibir nuestros temas en tu e-mail *




 Más Acerca de Testimonios