Menu
icon_home.gif Inicio
icon_members.gif Temas
petitrond.gif Testimonios
petitrond.gif Temas Juveniles
petitrond.gif Estudios Biblicos
petitrond.gif Temas Familiares
petitrond.gif Reportajes Especiales
petitrond.gif Reflexiones - Devocionales
petitrond.gif Archivo por Fecha
petitrond.gif Buscar Tema

Testimonios: ¡ Soy Madre ! - Sonia Luna

 
     Pastora: Sonia Luna - www.CashLuna.org

Yo dejé de atender mi carrera cuando supe que estaba esperando a mi primer hijo y lo hice por algún tiempo, mientras ellos estuvieron chiquitos, pero no lo hice como sacrificio. Para mi fue un gusto quedarme con ellos. Con la ayuda de mi esposo y la palabra de Dios supe que podía enseñarles a mis hijos principios y valores. Los disfruté mucho en cada etapa de su niñez.


Dar a luz es un aspecto importante de la maternidad, pero es lo que viene después, la ternura y el cariño, los besos y los abrazos, los desvelos y los sacrificios, entre muchas otras vivencias, lo que completa el gran círculo de la maternidad. A partir de ese momento, comienza una historia personal e íntima entre madre y el hijo. Ambos empiezan a escribir un diario común de alegrías y llantos, satisfacciones e incertidumbres, aprendizajes y éxitos.

Dios nos ha dado a nosotros, los padres, la enorme responsabilidad de amar, proteger, entrenar y disciplinar a nuestros hijos. En Salmo 127:3-4: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos en la juventud”. Una saeta necesita ser dirigida correctamente para alcanzar su objetivo. Además, la flecha necesita del arco para lograr su fuerza y su poder. Cuando observo alguna persona que posee habilidad en el manejo del arco y de la flecha, advierto inmediatamente como sujeta el arco, doblándolo en una posición adecuada como para poder dirigir la flecha correctamente. Cuanto más flexible sea el arco, mas lejos ira la flecha. Esta es una hermosa figura visual que ilustra la necesidad de que los padres tengan a sus hijos en sujeción y apunten cuidadosamente para dirigirlos hacia la meta.

1. La tendencia hacia el mal

El Salmo 51:5 nos da la primera de las características: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre”. Esto significa simplemente que mi madre, quien me concibió, era pecadora y no que viviera en pecado. Nació con una naturaleza pecaminosa. Por lo tanto, yo también nací con una naturaleza pecaminosa. Cuando se abandona a una criatura a su propia naturaleza y no se le da instrucción y corrección, sus padres pueden esperar que los resultados sean los mencionados en Proverbios 29:15: “La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzara a su madre”. Una criatura que no es desviada de la naturaleza original con que ha nacido, traerá vergüenza tanto a su madre como a su padre. “El hijo necio es pesadumbre de su padre, y amargura a la que lo dio a luz” (Proverbios 17:25). Toda criatura tiene la potencialidad suficiente como para llegar a ser un delincuente y un criminal cuando se le deja en sus propios caminos, sin ninguna instrucción o corrección.



2. Inclinación hacia el bien

El Salmo 139:13-16 expresa: “Porque tu formaste mis entrañas; tu me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron Lugo formadas, sin faltar una de ellas”.

Dios supervisó la construcción o edificación de nuestro cuerpo y se ocupó de que fuera cuidadosamente entretejido y formado. Nosotros fuimos diseñados por Dios. Aún antes de que naciéramos, Dios tomó la precaución de enumerar nuestros miembros y todo aquello que proyectó para nosotros en el libro de la vida. Fue en este momento antes de nacer que se fijaron las características de nuestro temperamento. Dios sabía lo que quería que fuéramos y tenía un plan para nuestra vida.

Sin embargo, nos dio una voluntad para elegir libremente entre el bien y el mal, y la criatura a la que no se ejercita a elegir el bien, inevitablemente elegirá el mal. Dios conocía cuál iba a ser la inclinación de nuestra naturaleza y nos dio muchos pasajes en la Biblia de modo que nos instruyéramos en relación al bien y al mal. Romanos 12:9 establece:”aborreced lo malo, seguir lo bueno”. Y en el versículo 21 señala: “No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal”.

La inclinación hacia el mal que existe en su hijo puede estar relacionada con las debilidades de su temperamento, mientras que su deseo por el bien demuestra la fortaleza de su temperamento. Es de mucha ayuda para el padre comprender que es natural que su hijo posea una inclinación hacia el mal. Esta criatura no esto simplemente actuando con obstinación y rebeldía, sino que esto siguiendo su inclinación natural de conocer y experimentar el mal. Dentro de él se está desarrollando un conflicto porque no ha sido aún despertado o alertado interiormente hacia valores espirituales.

Ha nacido con fuertes deseos egoístas y sólo piensa en sus propias exigencias. Cuando se niega lo que quiere, reacciona con ira y arranques de furia. Se imaginan lo que sería un adolescente o un adulto si se le dejaran a merced de esos impulsos egocéntricos naturales? El padre que entiende estas tendencias naturales estará más dispuesto a guiar a su hijo a Cristo y enseñarle a aborrecer el mal y desear el bien en la vida. Demasiado pocos son los padres que parecen comprender el tremendo impacto que su negligencia o su instrucción pueden tener en los primeros ocho años de la vida de sus hijos. Los padres deben fijarse metas en cada una de estas áreas de desarrollo. Las primeras chispas de interés por actuar correctamente deben ser alimentadas, protegidas y entrenadas.

Que hermoso es escuchar a una criatura, que apenas puede balbucear una frase, repetir: “Dios es amor” o “Nosotros le amamos a Él, porque Él nos amó primero”! Si a esta plantita no se le cuida y no se le riega, se secará y morirá. Los niños no esperan hasta que el horario de los padres sea más conveniente. Todo el entrenamiento debe hacerse mientras son pequeños, tiernos y moldeables, porque los hijos no esperan.

Pastora: Sonia Luna - www.CashLuna.org


Enviado el viernes, 04 de mayo a las 17:08:27 por bravo


 
Siguenos en Facebook, haciendo click en "Me Gusta".
O Envia el tema a tus Amigos de Facebook.






Tambien puedes publicar tus Comentarios

Temas Asociados

Testimonios

 
Opciones
 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

   Suscribete RSS

 Suscribete  
* Suscribete para recibir nuestros temas en tu e-mail *




 Más Acerca de Testimonios