Menu
icon_home.gif Inicio
icon_members.gif Temas
petitrond.gif Testimonios
petitrond.gif Temas Juveniles
petitrond.gif Estudios Biblicos
petitrond.gif Temas Familiares
petitrond.gif Reportajes Especiales
petitrond.gif Reflexiones - Devocionales
petitrond.gif Archivo por Fecha
petitrond.gif Buscar Tema

Estudios: Apostol Sergio Enriquez - El Cuarto Mandamiento del Padre

  apostol sergio enriquez  Apostol Sergio Enriquez - www.ebenezer.org

En el año 1973 Dios levantó un siervo que profetizó mucho respecto de los acontecimientos que hoy día se están dando lugar, incluso los problemas religiosos y económicos actuales en los Estados Unidos de América; él los profetizó hace 38 años y tiempo con tiempo se han cumplido, no solamente en Norteamérica, sino que han tenido repercusiones en todo el mundo. Aunado a esto, vemos que el pueblo de Israel, está teniendo cada vez más y más problemas políticos que los está llevando a quedarse solos, sin el apoyo de ninguna otra nación como hasta hoy los había apoyado Estados Unidos de América.

Todo esto viene a confirmarnos que la tribulación está por iniciar, pero antes de eso el arrebatamiento cobrará vigencia en cualquier momento. El tiempo que vivimos, no es para tener el mismo ritmo de vida que tuvieron nuestros padres o abuelos; vemos el avance de la tecnología que hoy día alcanza logros que hace 20 años eran inimaginables; la comunicación inmediata por todo el mundo y todo sigue avanzando; pero nosotros debemos cuidar nuestra vida no afanarnos por nada y permitirle a Dios que nos siga preparando para nuestro encuentro con El, porque la tribulación no es para nosotros; lo que Dios ha destinado para nuestra vida después de la preparación que estamos llevando, es para que estemos en la eternidad.

Estamos viviendo un tiempo lleno de peligros en el cual; cuando se nos presentan momentos de adoración, debemos aprovecharlos al máximo porque muy pronto estaremos de frente con Dios y tendremos que rendir cuentas de lo que hicimos estando en la tierra; por eso debemos prepararnos todo lo que podamos, todo lo que nosotros podamos hacer por consagrarnos, debemos hacerlo; Dios se encargará de hacer lo imposible.

Iniciando propiamente la enseñanza de esta oportunidad; debemos recordar que cuando éramos niños nos enseñaron los 10 mandamientos, fue parte de la religión en la que muchos de nosotros estuvimos; aunque difieren los mandamientos de la religión católica con los que tiene la religión protestante. Lo interesante es que los judíos fueron los que recibieron la ley para que la guardaran y sus mandamientos son muy similares a los mandamientos que vemos en la religión protestante. El problema con los judíos; a este respecto, es que ellos se quedaron con los mandamientos del Padre; no pudieron avanzar a los mandamientos del Hijo, menos aún a los mandamientos del Espíritu Santo.

Los mandamientos del Padre vinieron a ser explicados más ampliamente por el Hijo según lo vemos en la siguiente cita:

Habéis oído que se dijo a los antepasados: "NO MATARAS" y: "Cualquiera que cometa homicidio será culpable ante la corte." Pero yo os digo que todo aquel que esté enojado con su hermano será culpable ante la corte; y cualquiera que diga: "Raca" a su hermano, será culpable delante de la corte suprema; y cualquiera que diga: "Idiota", será reo del infierno de fuego. (Mateo 5:21-22 LBLA)

Nuestro Señor Jesucristo vino a complementar el mandamiento que dice que no debemos matar. Más adelante vemos que cuando se lleva al mandamiento al Espíritu Santo, entonces se convierte en una sola palabra: Amar. El Padre manda a Moisés Su decálogo, el Hijo viene en persona, pone Sus mandamientos dados por el Padre. Cuando Jesús muere, desciende a los infiernos, luego resucita y asciende traspasando el cielo, pero es entonces cuando vemos que los mandamientos del Espíritu Santo deben ser explicados por Sus apóstoles:

El primer relato que escribí, Teófilo, trató de todo lo que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de que por el Espíritu Santo había dado instrucciones a los apóstoles que había escogido. (Hechos 1:1-2 LBLA)

Cuando nuestro Señor Jesucristo está ungido, muestra Sus propios mandamientos y se los traslada a Sus apóstoles a través del Espíritu Santo. Cuando avanzamos en este conocimiento podemos ver el siguiente versículo:

Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles... (2 Pedro 3:1-2 RV 1960)

Entonces los que tienen que explicar los mandamientos, son los apóstoles, lo cual tiene que convertirse en una señal de los verdaderos apóstoles; pero basándose en la enseñanza bíblica porque no se trata de que alguien se le ocurra decir algo y que se lo imponga a los demás; sino que debe ser con base bíblica.

Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó. (Éxodo 20:8-11 RV 1960)

Necesitamos analizar el mandamiento para ver qué es lo que dijo el Hijo y lo que el Espíritu Santo nos quiere explicar; porque cuando vemos el mandamiento que dice: no matarás; el Hijo lo explicó a tal grado que podríamos estar pecando en algún momento por alguna ofensa a una persona. Pero analizando la cita anterior; necesitamos ver el siguiente versículo para que podamos ampliar la explicación en este momento:

Y bendijo Dios el día séptimo y lo santificó; porque en él cesó Dios de toda la obra creadora que Dios había hecho. (Génesis 2:3 BJ2)

El versículo de Génesis 2:3 es la base para el versículo de Exodo 20:8-11; la santificación fue porque Dios cesó la obra que había hecho y bendice lo que hace; cesó pero no porque se hubiera cansado, sino que cuando Dios cesa, es un cambio de dimensión en el que nosotros entramos a desarrollar un papel muy importante; por ejemplo:

EL DIA SANTO

Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite. (2 Reyes 4:6 RV 1960)

El aceite lo estaba haciendo el Padre y cuando terminó lo santificó y la viuda reposo pero trabajando, por eso dice la Biblia que debemos permitir que Dios nos ponga Su yugo para que podamos seguir trabajando pero bajo su dirección, confiados que es El quien nos dirige. Lo segundo que sucede es que la viuda vende el aceite para pagar lo que debía y con lo que le sobrara, debía vivir el resto de su vida. Entonces Dios cesa para que nosotros trabajemos reposando en El. Cuando Dios nos pone a trabajar, encontraremos reposo porque es el trabajo que El respalda para bendecirnos.

Con esto debemos comprender que los mandamientos del Padre continúan vigentes pero con más amplitud.

Y cuando el rocío cesó de descender, he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra. Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos a otros: ¿Qué es esto? porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que Jehová os da para comer. Esto es lo que Jehová ha mandado: Recoged de él cada uno según lo que pudiere comer; un gomer por cabeza, conforme al número de vuestras personas, tomaréis cada uno para los que están en su tienda. (Éxodo 16:14-16 RV 1960)

Cuando el rocío dejaba de caer, venía el alimento para el pueblo de Dios. Nuevamente vemos que cuando Dios cesaba, entonces el pueblo trabajaba reposadamente, porque confiaban en lo que habían recibido de Dios para seguir adelante con Su bendición. Es lo mismo que nosotros debemos hacer; si estamos en medio de problemas; de pronto vemos la mano de Dios a nuestro favor y cuando El termina, santifica ese momento para que nosotros trabajemos confiados o reposados en que El nos ha proveído sobrenaturalmente para que vivamos abundantemente.

Es interesante que el rocío que cayó sobre la bestia en la que se había convertido Nabucodonosor, lo hiso regresar a su estado natural después que le cayó el rocío, y entonces cuando él regresa a administrar, ordena que todos honren a Dios.

Serás echado de entre los hombres, y tu morada estará con las bestias del campo, y te darán hierba para comer como al ganado, y serás empapado con el rocío del cielo; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo domina sobre el reino de los hombres y que lo da a quien le place. (Daniel 4:25 LBLA)

Y fue echado de entre los hombres, su corazón se hizo semejante al de las bestias y con los asnos monteses tuvo su morada. Se le dio a comer hierba como al ganado y su cuerpo se empapó con el rocío del cielo, hasta que reconoció que el Dios Altísimo domina sobre el reino de los hombres y que pone sobre él a quien le place. (Daniel 5:21 LBLA)

Es interesante que hasta que terminó de caer sobre Nabucodonosor el rocío del cielo, estando hecho una bestia; entonces pudo volver en si, cumpliéndose con esto, el siguiente versículo:

Goteará como la lluvia mi enseñanza; destilará como el rocío mi razonamiento; como la llovizna sobre la grama, y como las gotas sobre la hierba... (Deuteronomio 32:2 RV 1960)

Cuando la palabra de Dios desciende sobre nuestra vida, nos hace volver en sí de los errores en los que hemos caído, y se presenta la oportunidad para reconocer que Dios es el único que puede gobernar en nuestras vidas.

Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canaán aquel año. (Josué 5:12 RV 1960)

Aquí vemos otro milagro, Dios había dejado de enviarles maná, pero fue porque les cambia de dimensión, la dieta de Israel ahora era diferente. Es por eso que necesitamos entrar en el reposo de Dios, aun en medio de este tiempo lleno de violencia, debemos reposar en El, vivir confiando en Dios. Otro punto que podemos ver en el versículo anteriores es que cuando se entra en la vida en abundancia, debemos dejar lo que tuvimos estando en el desierto; debemos avanzar a lo que Dios nos tiene preparados para el momento cuando estamos en la tierra de abundancia. Quizá hayamos tenido días llenos de bendición de Dios en medio de las pruebas; pero debemos dejar lo que sucedió en el desierto porque las bendiciones estando en la tierra en abundancia son mejores.

Y cesó de profetizar, y llegó al lugar alto. (1 Samuel 10:13 RV 1960)

Cuando alguien profetiza verdaderamente, es Dios el que habla; pero el punto es que cuando ese vaso que Dios ha usado deja de profetizar, se llega al lugar alto donde nos revelan que es lo que tenemos en nuestro interior, porque no basta con el don de Dios, con la dadiva; necesitamos desarrollar nuestro carácter y que alcancemos el carácter de Dios.

Entonces Dios se acordó de Noé y de todas las fieras y ganado que estaban con él en el arca; hizo soplar el viento sobre la tierra, y el agua comenzó a bajar; se cerraron las fuentes del océano y las compuertas del cielo, y cesó la lluvia del cielo. (Génesis 8:1-2 NBE)

Cuando cesó la lluvia, Noé empezó a administrar la tierra. La lluvia era un don de Dios para matar toda carne donde anduviera soplo de vida. El verdadero don de Dios es para que las personas puedan morir a su carne y dejen ver la obra del Espíritu Santo en ellos.

NUESTRO REPOSO

Este punto lo podemos ejemplificar de la siguiente forma: cuando existe una competencia de relevos, el que inicia la carrera, es el que puede poner la ventaja sobre los demás competidores y que sus demás compañeros mantengan esa ventaja en toda la carrera sin que se les presente mayor problema; el primero que inicia la carrera hace el mayor esfuerzo para que al entrega la estafeta el que continúe tenga la carrera ganada por la convicción de lo que hizo su compañero en el inicio de la carrera.

Entonces el rey mandó, y trajeron a Daniel, y le echaron en el foso de los leones. Y el rey dijo a Daniel: El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre. (Daniel 6:16 RV 1960)

El Dios al que nosotros servimos sin cesar; nos libre de todo mal. Servirle a Dios sin cesar es un privilegio que nos causará mucha bendición; sea cual sea el privilegio al que Dios nos llame, debemos servirle con amor. Nosotros difícilmente hemos estado en un problema como el que tuvo Daniel, según lo relata el versículo anterior; sin embargo él nunca dejó de servirle a Dios como tampoco nosotros debemos dejar de hacerlo; pero por agradecimiento y amor a El, no por obligación. Servir sin cesar es entonces cumplir con el cuarto mandamiento.

Enseñádselas a vuestros hijos y repetídselas sin cesar: lo mismo cuando estéis sentados en casa que cuando vayáis de viaje, lo mismo cuando estés acostado que cuando estés levantado y de pie. (Deuteronomio 11:19 BMN)

Las bendiciones de Dios, debemos proclamarlas sin cesar sobre la vida de nuestros hijos y cuando llegue el momento en el que ellos tengan que discernir, tendrán la palabra de Dios en sus entrañas y no se apartarán de la calzada de la Santidad.

Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche. (Génesis 8:22 RV 1960)

Nuestro diezmo debe ser constante, porque si somos intermitentes en lo que damos, de esa forma podría ser nuestra cosecha también. El consejo de Dios en este tiempo tan desequilibrado es que debemos ser llenos de una constante siembra, que no haya nada que nos distraiga de obedecer la voz de Dios, y como consecuencia, tendremos una constante cosecha.

Guardemos el día de reposo, de acuerdo a lo que hemos estudiado en esta oportunidad, trabajar reposadamente en Dios, confiadamente en que El no nos dejará nunca.
Enviado el domingo, 28 de agosto a las 19:52:56 por bravo


 
Siguenos en Facebook, haciendo click en "Me Gusta".
O Envia el tema a tus Amigos de Facebook.






Tambien puedes publicar tus Comentarios

Temas Asociados

EstudiosFamiliaJovenesReflexionesReportajes EspecialesTestimonios

 
Opciones
 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

   Suscribete RSS

 Suscribete  
* Suscribete para recibir nuestros temas en tu e-mail *




 Más Acerca de Estudios