Menu
icon_home.gif Inicio
icon_members.gif Temas
petitrond.gif Testimonios
petitrond.gif Temas Juveniles
petitrond.gif Estudios Biblicos
petitrond.gif Temas Familiares
petitrond.gif Reportajes Especiales
petitrond.gif Reflexiones - Devocionales
petitrond.gif Archivo por Fecha
petitrond.gif Buscar Tema

Reflexiones: Apostol Billy Bunster - El Tesoro Escondido en el Circulo de la Bendicion

  billy bunster  Apostol Billy Bunster - www.ccint.cl

Es importante conocer (3) aspectos que son fundamentales para desarrollar una vida espiritual diferente.

Existen (3) reinos que debemos conocer, de los cuales nos manejamos:

1.- Reino Terrenal: Es todo lo tangible, lo que apreciamos todos los días. Ejemplo: la casa, el autos, el dinero, las mascotas, etc.

2.- Reino Espiritual: Es un reino visible, que solo los hijos de Dios pueden identificarlo.

3.- Reino Celestial: No se percibe a simple vista con nuestros ojos naturales.

”Y todos comieron el mismo alimento espiritual, 10:4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.” 1 Corintios 10:3

Muchas cosas que en esencia son “terrenales”, al ser dedicados para el Señor; se transforman en “espiritual”, lo terrenal al ser espiritual, cambia y no es igual, es superior.

El pueblo que salió de Egipto, buscaba una nación terrenal, mientras que Moisés buscaba una nación celestial. Ahora bien, entendamos que los hijos de Dios vivimos en un mundo terrenal, pero podemos desarrollarnos en un mundo espiritual. Cuando nos presentamos ante una “Santa Cena”, vemos el servicio del pan y el vino, ambos mencionados son terrenales, pero en medio del acto solemne, se transforman en espiritual y podemos recibir la bendición en la salud, en la familia, en el trabajo y en muchos milagros más.

En otras situaciones que la vida nos presenta, la dificultad nos cierra muchas puertas “terrenales” y se acentúa la angustia, pero no entran en la puerta “espiritual” que si está abierta, es preciso reconocer esta puerta, ella proporciona lo necesario, lo que Dios desea para nuestra seguridad, nosotros somos de carne y hueso, somos naturales, pero en el Padre somos espirituales.

La palabra nos enseña, que todo lo que sembremos así también lo cosecharemos. Ahora bien, dispongamos nuestra vida al Señor. Y lo terrenal se transformará en espiritual.

Recibamos la semilla espiritual que nos comparte la palabra de Dios. Ella será factor de transformación en nuestras vidas, que nos llevará a un nivel superlativo.

”Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.” 1 Corintios 15:46
Enviado el lunes, 19 de marzo a las 23:27:05 por bravo


 
Siguenos en Facebook, haciendo click en "Me Gusta".
O Envia el tema a tus Amigos de Facebook.






Tambien puedes publicar tus Comentarios

Temas Asociados

EstudiosFamiliaJovenesReflexionesReportajes EspecialesTestimonios

 
Opciones
 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

   Suscribete RSS

 Suscribete  
* Suscribete para recibir nuestros temas en tu e-mail *




 Más Acerca de Reflexiones