Menu
icon_home.gif Inicio
icon_members.gif Temas
petitrond.gif Testimonios
petitrond.gif Temas Juveniles
petitrond.gif Estudios Biblicos
petitrond.gif Temas Familiares
petitrond.gif Reportajes Especiales
petitrond.gif Reflexiones - Devocionales
petitrond.gif Archivo por Fecha
petitrond.gif Buscar Tema

Estudios: La Repercusion de los Votos - Apostol German Ponce

    Apostol German Ponce - www.ebenezer.hn

1 Samuel 9:11- Y cuando subían por la cuesta de la ciudad, hallaron unas doncellas que salían por agua, a las cuales dijeron: ¿Está en este lugar el vidente?
INTRODUCCION

Esta mujer que se menciona en el libro de Samuel es Ana.- Ella fue la primera y más amada de las dos esposas de Elcana de Ramá. Su esterilidad la afligía mucho, especialmente cuando Penina, la segunda esposa, la atormentaba al respecto. Un día que la familia estaba en Silo ofreciendo sus sacrificios anuales, Ana estaba especialmente triste y comenzó a llorar porque no tenía hijo. Le prometió a Dios que si le daba un hijo varón se lo entregaría a él. Su oración fue oída y dio a luz a Samuel (que significa "Dios oye"). Tan pronto como lo destetó, llevó a Samuel al templo a prepararse para servir a Elí el sacerdote (1 Samuel 1: 24 28).Una vez al año, cuando Ana iba al templo a ofrendar sus sacrificios anuales, le llevaba a Samuel una túnica tejida por ella. Dios bendijo a Ana por su obediencia dándole tres hijos y dos hijas.

Pero antes de ver materializada su promesa, ella iba a la iglesia pero parecía que Dios se había olvidado de ella, tenía un esposo que la acompañaba a la iglesia pero vivía con una inseguridad y la angustia la llevó a la oración, ella lloraba amargamente, es decir que lloraba como con cólera, pareciera que ella decía: yo vengo a la iglesia pero EL a mi no me ESCUCHA, a ti si, a pesar que su nombre era gracia, se amargó, Ana significa; gracia, favorecida.

Vemos entonces que Ana era una mujer que no se le había concedido el tener hijos (1 Samuel 1: 5), por dicha razón era irritada por otras mujeres (1 Samuel 1: 6), a pesar de no tener hijos Elcana su marido la amaba, pero como toda mujer Ana quería dar un hijo a su amado esposo, por lo cual ella oraba mucho a Dios a tal punto de desgarrar su alma delante de Jehová (1 Samuel 1: 10)

Que lindo es cuando una madre anhela a su hijo, cuando este es esperado y más aun cuando este es pedido a Dios. Por lo que leemos en las primeras línea del libro de Samuel capitulo uno nos damos cuenta que Ana era una mujer entregada a la comunión personal con Dios, que ejemplo mas lindo el que nos da a todos aquellos que anhelamos que milagros ocurran en nuestra vida. Muchos de nosotros queremos grandes cosas de Dios, pero no apartamos ni siquiera diez minutos para desgarrar nuestra alma delante del Señor, con esto no quiero decir que esa es la única forma que Dios puede contestar, pero habla mucho de tu interés por la respuesta que tanto anhelas.

Dios nunca va a rechazar una oración como la de Ana, de esas oraciones que suben al cielo y que llegan como un olor grato delante del Señor, al tiempo Dios se acordó de Ana y respondió su petición (1 Samuel 1: 19, 20) ella dio a luz a su primer hijo y le puso como nombre Samuel, porque dijo: “Por cuanto lo pedí a Jehová”.
DESARROLLO

El orar y no tener respuesta causa amargura, esto la llevo a ella a hacer un voto de que si Dios le concede su petición se lo iba dedicar a él, voto es un compromiso verbal., una oobligación asumida voluntariamente, ya sea como expresión de gratitud por una bendición divina ya recibida o por recibir. Con frecuencia reflejaba la conciencia de la necesidad de una dependencia especial de Dios. El Señor no ordena en ninguna parte que la gente haga votos, pero requiere que un voto, una vez hecho, se cumpla sin falta (Números 30:2; Salmo 76:12).

Al formular un voto un hombre puede dedicar al servicio de Dios algo de su propiedad, o una persona, que podría ser él mismo.

Jacob hizo el voto de devolver el diezmo al Señor con la condición de que éste lo protegiera y lo trajera a salvo de vuelta a la casa de sus padres (Génesis 28:20-22.

El voto de Jefté, uno de los jueces de Israel, es un ejemplo clásico de un voto que se podría considerar fue tomado sin dedicarle la planificación que merecía (Jueces 11:30-40).

Ella quería darle algo a Dios que no tenia, pero si se lo daba se lo iba a dedicar a EL. Ella era una mujer de Dios, servía a Jehová de los ejércitos, era un soldado de la milicia celestial y le decía yo te sirvo, pero me tienes olvidada, amargada estoy, pero si tú me das un hijo te lo entregare a ti.

Eli, el sumo sacerdote observo su comportamiento mientras ella oraba y pensó que estaba ebria. Pero luego ella explico, el se dio cuenta de su error y le dijo, “Ve en paz, el Dios de Israel te otorgue la petición que haya hecho”. La escritura dice que ella se fue por su camino y no estuvo más triste.

Dios había hablado a ana mediante Eli. Cuando ella había llegado a su punto más bajo y necesitaba al Señor desesperadamente, Eli le contesto, note el peso de una bendición Sacerdotal, ella hizo un voto con Dios y Eli que era el sacerdote le confirma el voto, le dice; ve en paz y que se haga como tu dijiste, lo que pediste será hecho. Note el poder de una bendición sacerdotal, el sacerdote es el que porta una investidura de autoridad, que le da poder, son palabras con espíritu y vida, aquella palabra que el sacerdote le dio entró con poder y abrió su matriz.

Ana cuyo nombre significa “Favor o gracia” halló favor con Dios y tubo un hijo a quien llamó Samuel. Formado de dos palabras hebreas que significan: “oída por Dios”.La Biblia no dice cuantos años Ana sufrió antes de que Dios finalmente le respondiera. Pero durante esos Años, EL sin duda estaba moldeando a Ana en la persona que EL quería que fuese. Dios nunca desprecia nada de lo que EL permite a nuestras vidas, particularmente nuestro sufrimiento.

El usa todas las cosas para nuestro bien y su gloria a fin de conformarnos a la imagen de su Hijo. El mismo Dios que contestó la oración de Ana también puede contestar la tuya.

Recuerde que Jacob luchó con el ángel hasta que lo bendijo, la bendición vale más que cualquier cosa, eso abre toda puerta de bendición, hoy en día los descendientes de Jacob son los poderosos millonarios.

Jesús cuando sanó aquel leproso le dice ve y muéstrate al sacerdote que él te diga que estas sano, porque EL reconocía el papel del sacerdote. Cuando le preguntaban si él era el Cristo no les contestaba, pero cuando le pregunta el sacerdote a él si le contestaba, ciertamente EL respetaba la autoridad de un sacerdote, no se pasaba sobre ellos. Ella recibió la semilla sacerdotal. La bendición sacerdotal en una iglesia es la del pastor por la investidura que nos fue dada pero usted también es sacerdote, en orden de Melquisedec.

1Samuel 9:19- Y Samuel respondió a Saúl, diciendo: Yo soy el vidente; sube delante de mí al lugar alto, y come hoy conmigo, y por la mañana te despacharé, y te descubriré todo lo que está en tu corazón.

Dios le dijo: te voy a dar un hijo ¿quedo embarazada sí o no? Ella dice ya recibí mi bendición, ya fui sana de mi matriz, pero era necesario que ella hiciera su parte para que Dios hiciera la otra y ella pudiera ver materializada la promesa.- Dios no va hacer lo que te toca hacer a ti. ¿Cuál fue la petición de Ana? Acuérdate de mi, ese fue el voto y el Señor se acordó de ella, cuando tu le pidas algo a Dios, ten cuidado, porque es necesario cumplirlo, si haces un voto cúmplelo. Ella dijo acuérdate y Dios se acordó de ella.- El mar rojo lo vamos atravesar porque Dios va abrirlo, pero usted tiene que salir de Egipto, tiene que cruzarlo y tomar posesión de Canaán.

Eclesiastés 5:4-6- Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. 5 Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. 6 No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos.

Cuando hagas votos a Dios cúmplelo, porque si no lo haces Dios estará enojado contigo y corres el riesgo que El destruya la obra de tus manos. Note que hace el Señor cuando hacemos votos a él y no le cumplimos, destruye la obra de nuestras manos.- Dios se puede enojar hasta con un siervo, recuerde a Jonás, que lo hizo descender hasta el fondo del infierno, estando allí le clama y le dice ahora si te voy a cumplir los votos, ahora veo que no solo le huía al ministerio si no que le había hecho votos a Dios y no los había cumplido, Dios se enojo con Jonás a causa de los votos que hizo y no cumplió. Has hecho alguna vez un voto con Dios? ¿Lo has cumplido? Si quieres tener contento a Dios, cumple tus votos.

1Samuel 1:21-22- Después subió el varón Elcana con toda su familia, para ofrecer a Jehová el sacrificio acostumbrado y su voto. 22 Pero Ana no subió, sino dijo a su marido: Yo no subiré hasta que el niño sea destetado, para que lo lleve y sea presentado delante de Jehová, y se quede allá para siempre.



Subió el varón Elcana a pagar su voto, pero Ana no subió pues dijo subiré hasta que el niño sea destetado, Elcana subió a la iglesia, él era temeroso y pagaba su voto, llega el momento en que tiene que entregar su voto a Dios, su promesa y le dice a sus esposa paguemos el voto, entreguémosle a Dios lo prometido (su hijo) y ella le dice No, aun no, hasta que lo destete, ella no quería darlo. Muchas veces nos cuesta cumplir lo que hemos prometido.

1Samuel 1:23- Y Elcana su marido le respondió: Haz lo que bien te parezca; quédate hasta que lo destetes; solamente que cumpla Jehová su palabra. Y se quedó la mujer, y crió a su hijo hasta que lo destetó.

A este hombre no mucho le gusto que Ana no entregara al niño pues ella había hecho un voto con Dios de entregárselo, pero a ella le costaba mucho despojarse de su único hijo. Si hiciste un voto con Dios y no se lo has cumplido, hazlo ya. Este era un voto familiar, no haga votos a la ligera.

Proverbios 20:25- Lazo es al hombre hacer apresuradamente voto de consagración,

Y después de hacerlo, reflexionar.

¿Quién escribió proverbios? Salomón, dice es una trampa hacer votos, usted se amarra solo al hacer un voto, si lo va a cumplir es algo lindo pero si no lo cumple le puede traer consecuencias no muy agradables.

1Samuel 2:20-21- Y Elí bendijo a Elcana y a su mujer, diciendo: Jehová te dé hijos de esta mujer en lugar del que pidió a Jehová. Y se volvieron a su casa. 21 Y visitó Jehová a Ana, y ella concibió, y dio a luz tres hijos y dos hijas. Y el joven Samuel crecía delante de Jehová.

Entonces Eli el sacerdote bendice a Elcana y Ana y le dijo que el Señor te de hijos, EL Señor los bendeciría con mas hijos porque ya habían cumplido sus votos. Eli les dice por cuanto cumplisteis tu voto que el Señor te de hijos. Note lo que dice el verso 21, mire como es Dios, le dio cinco hijos, si cumples te voy a bendecir poderosamente, ella hizo un voto con su hijo, cumplió y Dios le dio más hijos. Note la repercusión de los votos, si hiciste votos quedan dos puntos importantes:

Si no los cumples retrasas tu visitación económica, espiritual, material etc.

Si los cumples te voy a dar sobre abundantemente.

Si usted no ha hecho votos tranquilo, pero si los hizo cúmplalos, no hagas votos a la ligera, recuerda a Jefté, era Juez de Israel, antes de ir a la batalla, imprudentemente hizo un voto de que si obtenía la victoria ofrecería como holocausto al Señor el primer miembro de su clan que saliera a recibirlo. Al volver victorioso, se entristeció mucho cuando le salió al encuentro su única hija. De acuerdo con la narración, "hizo de ella conforme al voto que había hecho”, aunque algunos comentadores intentan explicar que sencillamente la dedicó a virginidad perpetua.

No podemos admitir que Jefté sacrificara la vida de su hija para quemarla en holocausto a Jehová. Esto es inconcebible dentro del marco de la ley mosaica y de las tradiciones de Israel como nación. Jehová no era un moloc al cual los padres sacrificaran sus hijos sobre un altar. Hay abundantes puntos en la historia misma, tal como nos la narra la Biblia para que podamos interpretar el sacrificio de la hija como un apartamiento y renuncia a conocer varón, o sea al matrimonio. En otras palabras, que como consecuencia del voto de su padre, Jefté, la hija fue dedicada al servicio del tabernáculo, y allí pasó el resto de sus días, segregada de sus amigas y su familia.

Jefté acababa de derrotar a los amonitas, la cumbre de su carrera como juez de Israel. En un momento de ofuscación pronunció juramento de que sacrificaría a cualquiera que saliera por la puerta, a su llegada de la victoria, para darle la bienvenida y felicitarle. Estas palabras precipitadas fueron la causa de que se viera privado de la compañía de su hija durante el resto de su vida. Vemos también a la hija como víctima del voto de su padre.
CONCLUSIONES:

Hacer votos es hacer promesas, es proponerse algo que demanda cierto compromiso.

Estos pueden ser con uno mismo; yo observo, leo, escucho, examino y tomo una decisión y me digo a mi mismo, voy a cambiar, tengo que cambiar, tengo que dejar, o tengo que apartarme de tal y tal y tal cosa, y tengo que hacer esto, aquello y lo otro, nos lo proponemos a nosotros mismos.

También lo podemos hacer con otra persona, le prometemos nuestro apoyo moral y espiritual, voy a orar por ti, te iré a ver, no te voy a dejar solo.

Podemos hacerlo con Dios. Muchas veces, y sucede cuando llegamos a fin de año, nos damos cuenta que rápido pasó, y no hemos logrado que pensábamos al principio, comenzamos a sentirnos mal, y se hacen votos o promesas a Dios por el muevo año que comienza, lo que creo que está bien que lo hagamos, si no nos proponemos nada, será peor. Lo lamentable es, que mayormente esos votos duran poco, muy pronto nos desanimamos, y en poco tiempo los abandonamos, a veces casi sin darnos cuenta.

¿Les ha pasado? ¿Por qué piensan que pasa?

Yo creo que en la mayoría de los casos, es por falta de interés genuino, y la falta de interés viene a causa de la falta de concientización de la importancia del asunto, como también de la importancia del voto que hacemos. Ejemplo: Nos proponemos a levantarnos todos los días a las 6 de la mañana a leer la Biblia y orar, comienza todo bien, a la semana ya no somos tan fieles, al mes ya volvimos a la rutina de antes.
¿Por qué?

Porque no nos hemos concientizado de la importancia de levantarnos temprano a estudiar la Biblia y orar, por eso se abandona tan fácilmente.
El hacer votos o promesas, o proponernos cosas, no es un invento nuevo, ya lo vemos desde el principio de la creación. (Por ejemplo) Dios se propuso hacer al hombre a su imagen y semejanza, y lo hizo.- Lo vemos en Daniel y sus tres amigos, se propusieron no contaminarse con el paganismo caldeo y lo lograron, etc.

El voto más cardiaco es entregarse uno a Dios, si vamos a servir al Señor hagámoslo sonriendo, con mucho amor, cuando está sirviendo en la iglesia está sirviendo al cuerpo de Cristo, si vas a servir sirve de corazón. No hagas votos a la ligera, si los hace así son como una trampa. No es que no se deben hacer, el detalle esta en hacerlos a la ligera. Cumple tus votos con Dios

Jacob hizo el voto de devolver el diezmo al Señor con la condición de que éste lo protegiera y lo trajera a salvo de vuelta a la casa de sus padres (Génesis 28:20-22.

El voto de Jefté, uno de los jueces de Israel, es un ejemplo clásico de un voto que se podría considerar fue tomado sin dedicarle la planificación que merecía (Jueces 11:30-40).

Dios nunca va a rechazar una oración como la de Ana, de esas oraciones que suben al cielo y que llegan como un olor grato delante del Señor, al tiempo Dios se acordó de Ana y respondió su petición (1 Samuel 1: 19, 20) ella dio a luz a su primer hijo y le puso como nombre Samuel, porque dijo: “Por cuanto lo pedí a Jehová”.

Que lindo es cuando una madre anhela a su hijo, cuando este es esperado y más aun cuando este es pedido a Dios. Por lo que leemos en las primeras línea del libro de Samuel capitulo uno nos damos cuenta que Ana era una mujer entregada a la comunión personal con Dios, que ejemplo mas lindo el que nos da a todos aquellos que anhelamos que milagros ocurran en nuestra vida.



Muchos de nosotros queremos grandes cosas de Dios, pero no apartamos ni siquiera diez minutos para desgarrar nuestra alma delante del Señor, con esto no quiero decir que esa es la única forma que Dios puede contestar, pero habla mucho de tu interés por la respuesta que tanto anhelas
Enviado el viernes, 27 de abril a las 10:29:32 por bravo


 
Siguenos en Facebook, haciendo click en "Me Gusta".
O Envia el tema a tus Amigos de Facebook.






Tambien puedes publicar tus Comentarios

Temas Asociados

EstudiosFamiliaJovenesReflexionesReportajes EspecialesTestimonios

 
Opciones
 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

   Suscribete RSS

 Suscribete  
* Suscribete para recibir nuestros temas en tu e-mail *




 Más Acerca de Estudios