Como Llegar A Ser Pobre - Cash Luna
Fecha martes, 27 de marzo a las 12:40:09
Tema Estudios


     Apostol: Cash Luna - www.CashLuna.org

Durante un tiempo, he venido enseñando que la voluntad de Dios es prosperarnos, no que seamos pobres. Esto es difícil de asimilar porque nuestras mentes están llenas de prejuicios a causa de otras enseñanzas que recibimos con anterioridad.

Regularmente, cuando nosotros hablamos de gente rica, tratamos de acusar a esa persona de algún pecado que lo hizo llegar a ser rico, y eso no es necesariamente así. La Palabra de Dios habla de muchas cosas que si nosotros las practicamos, podemos llegar a tener mucha bendición.


La Palabra del Señor nos muestra la desventaja que tiene la pobreza en Eclesiastés 9:13-16 dice: “También vi esta sabiduría debajo del sol, la cual me parece grande: una pequeña ciudad, y pocos hombres en ella; y viene contra ella un gran rey, y la asedia y levanta contra ella grandes baluartes; y se halla en ella un hombre pobre, sabio, el cual libra a la ciudad con su sabiduría; y nadie se acordaba de aquel hombre pobre. Entonces dije yo: Mejor es la sabiduría que la fuerza, aunque la ciencia del pobre sea menospreciada, y no sean escuchadas sus palabras”. La Palabra del Señor nos muestra aquí a un hombre sabio, pero pobre y nos dice que la sabiduría del pobre era menospreciada. Si nosotros queremos llevar el mensaje de nuestro Señor Jesucristo, necesitamos que nos oigan, por ello debemos creer que Dios desea prosperarnos.

En Eclesiastés 10:19 dice: “Por el placer se hace el banquete, y el vino alegra a los vivos; y el dinero sirve para todo”. Dios está interesado en tu dinero, porque con el dinero pagas tu comida, te vistes y mantienes a tu familia, Él quiere verte con todas las cosas que necesitas. Dios desea prosperarte.

La Palabra del Señor en Eclesiastés 7:12 dice: “Porque escudo es la ciencia”. Ahora bien, en la Biblia hay otro escudo que es la fe, la Palabra dice que la fe es el escudo que levantamos para parar los dardos del enemigo. Pero en la Biblia tenemos también otro escudo que es el dinero. Y esto es muy cierto porque Dios te dio la fe como escudo y es lo que debes usar para defenderte, pero si Dios te dio la ciencia, es eso lo que usas para defenderte. Y si Dios te dio el dinero como escudo, eso es lo que usas para defenderte. Debemos aprender a ser sensatos y equilibrados en la vida. Tú tienes la fe por escudo, vas a adquirir la ciencia como escudo, y serás sabio con el dinero para utilizarlo como un escudo que Dios te ha dado.

La Palabra de Dios en Proverbios 13:22 dice: “El bueno dejará herederos a los hijos de sus hijos”. Dios quiere que tengas para ti, para tus hijos y para los hijos de tus hijos. La Biblia dice que la casa y las riquezas son herencia de los padres.

En el versículo 23 dice: “En el barbecho de los pobres hay mucho pan, mas se pierde por falta de juicio”. Lo que quiere decir que si alguien es pobre y Dios le provee y lo pierde, es por falta de juicio, de entendimiento, inteligencia y sabiduría.

La falta de juicio es un pecado. Por falta de juicio puedes perder todo en la vida. Si tú eres rico, no quiere decir que no tengas de qué preocuparte, porque lo que tienes, Dios se lo dio y puedes perderlo por falta de sabiduría.

Muchas cosas se pierden por la falta de juicio. Hay que tomar sabiduría y entendimiento de parte del Señor. La sabiduría no se obtiene repentinamente, se requiere de dedicación para tomarla, requiere de meterte en la Palabra del Señor.

En el versículo 24 dice: “El que detiene el castigo a su hijo lo aborrece, más el que lo ama desde temprano lo corrige”. ¿En qué contexto está corregir al hijo aquí? En el financiero, le está diciendo: “Corrige a tu hijo porque desde temprana edad le está faltando el juicio, y cuando llegue a grande, aunque Dios lo haya bendecido, le va a faltar todo”. Debemos corregir a nuestros hijos. Debemos de darles desde niños buen juicio y entendimiento acerca de la riqueza.

El segundo pecado que debemos dejar está en Proverbios 13:18 donde dice: “Pobreza y vergüenza tendrá el que menosprecia el consejo; mas el que guarda la corrección recibirá honra”. Y esa honra está asociada con lo contrario a la vergüenza y pobreza, es decir, riqueza. Entonces, la segunda cosa por la cual uno se puede volver pobre es por despreciar el consejo.

El primer carro que tuve fue una camionetilla. Yo daba clases en un colegio en ese entonces. Estacioné mi camionetilla en una esquina donde todas las camionetas dan vuelta. De pronto salió un señor que ni me conocía y me dijo: “Patojo, ese carro te lo regalaron”. Y yo le dije: “No, yo lo estoy pagando”. Y él me respondió: “Pues no se nota, porque lo parqueas justo donde las camionetas dan vuelta y te lo van chocar, pero como de plano....”. El señor me regañó casi a punto de maltratarme. Y si me hubiera puesto orgulloso, lo hubiera dejado allí. Pero, yo le dije: “Sí, tiene razón”. Agarré mi carro y lo fui a parquear a otro lugar. Ahora bien, imagínese qué hubiera pasado si no le hago caso al señor.

¿Aceptas consejos? ¿Aceptas amonestaciones? Piensa por un momento en qué situación estás, y si Dios utilizó a alguien para reprenderte a tiempo varias veces y no hiciste caso. De las circunstancias adversas no se sale sólo orando, se sale arrepintiéndose y corrigiéndose. Y no de la noche a la mañana, toma tiempo; porque no hay un amor por la corrección y la disciplina que nos vino.

Por falta de corrección no sólo se puede llegar a ser pobre, sino que nunca llegar a ser rico. ¿Por qué no has aceptado la corrección que Dios te quiere dar para poder llegar a donde Dios desea llevarte?

En Proverbios 6:6 dice la Palabra así: “Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio; la cual no teniendo capitán, ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida, y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento. Perezoso, ¿Hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? Un poco de sueño, un poco de dormitar, y cruzar por un poco las manos para reposo; así vendrá tu necesidad como caminante, y tu pobreza como hombre armado.”

En Eclesiastés 10:18 dice: “Por la pereza se cae la techumbre, y por la flojedad de las manos se llueve la casa”. La pereza es pecado y hay que dejarla por un lado.

En Proverbios 24:30 dice así: “Pasé junto al campo del hombre perezoso, y junto a la viña del hombre falto de entendimiento; y he aquí que por toda ella habían crecido los espinos, ortigas habían ya cubierto su faz, y su cerca de piedra estaba ya destruida. Miré, y lo puse en mi corazón; lo vi y tomé consejo. Un poco de sueño, cabeceando otro poco, poniendo mano sobre mano otro poco para dormir; así vendrá como caminante tu necesidad, y tu pobreza como hombre armado”.

Este hombre tenía viña y campo, tenía negocio y empleo. Yo no creo que este hombre haya conseguido la viña por pereza, pero sí por la pereza la pierde. Quiere decir que no hay que dormirse en nuestros laureles. Observando se aprende y hay que hacer como Salomón, ver y tomar el consejo, así como la sabiduría y ponerla en el corazón.

Los perezosos aunque tengan tierra y viñas, por perezosos las pueden perder. Por lo tanto, no se debe ser perezoso aunque tengas bienes, menos si no tienes. No tener no glorifica a Dios. La pobreza llega como un ladrón a causa de la pereza.

El que es perezoso, falto de juicio y que no ama la reprensión, no necesita ningún ladrón, porque hace tiempo se está robando él solito.

La pereza es pecado y no podemos decirle a Dios que nos bendiga si pecamos de esa forma.

La Palabra del Señor en Proverbios 23 dice: “En el barbecho de los pobres hay mucho pan, mas se pierde por falta de juicio”.

Lo que la Biblia nos dice aquí es que si alguien es pobre, y obtiene la provisión de parte de Dios y la pierde, está pecando. La falta de juicio, entendimiento o sabiduría es pecado.

La Biblia nos dice que aún el pobre tiene abundancia de pan, pero que lo pierde por falta de juicio. Muchas cosas se pierden por falta de juicio, puedes llegar a perder todo lo que tienes, incluso tu vida.

Muchas veces cuando ministramos a alguien que está pasando por un problema económico, no consideramos jamás la circunstancia por la que está así, y la mayor parte de veces es por no tener sabiduría con lo que se hace.

Si tú posees abundancia en tus bienes, no quiere decir que no debas preocuparte, porque tienes lo que Dios te ha dado y debes cuidarlo para no perderlo. Analiza las decisiones que tomas con sabiduría, para poseer tus bienes y poder prosperar.

Debes tomar la sabiduría y el entendimiento de parte del Señor, ya que éstos no los obtienes de repente; se requiere de dedicación para tomarla, para tener sabiduría debes pasar tiempo en la presencia del Señor.

En el mismo capítulo en el versículo 24 dice: “El que detiene el castigo a su hijo lo aborrece más el que lo ama, desde temprano lo corrige”.

¿En qué contexto está corregir al hijo aquí? En el financiero, la Palabra de Dios nos está diciendo: “Corrige a tu hijo porque desde temprana edad le está faltando el juicio, y cuando llegue a grande, aunque Dios lo haya bendecido, le va a faltar todo”.

Hace algún tiempo, estuve predicando en un congreso en Panajachel, (Sololá, Guatemala). Mis hijos querían unas pulseritas; pero yo ya les había estado enseñando unos principios para manejar bien su economía. Entonces, en lugar de pedirme que les comprará las pulseras, me dijeron que les comprara el hijo y las bolitas, porque pensaron que haciendo ellos los brazaletes y vendiéndolos a cierto precio, tenían dinero para pagar toda la inversión y las de ellos les salían gratis.

La mayor parte de jóvenes, casi sólo piensan en comprar el último celular, el carro más lujoso, el mejor equipo de sonido, pero no piensan con sensatez para hacer mejores inversiones como comprar un terreno o ahorrar; pierden lo que tienen gastando en cosas que se deprecian. Invierte tu dinero en cosas que aumenten tu riqueza, no gastes en cosas que no necesites, ya que por falta de juicio se pierden muchas cosas.

Debes ensañar a tus hijos desde pequeños para que no pierdan las bendiciones que Dios desea darles.

Enseña a tus hijos y corrígelos para que no pase con ellos como en los versículos anteriores; que un día tengan mucho pan y lo pierdan por falta de juicio, y que crean que las riquezas de los pecadores van a estar llegando por obra y arte de magia a las manos de los justos.

Debemos corregir a nuestros hijos desde la niñez e instruirlos para que tengan sabiduría.

Apostol: Cash Luna - www.CashLuna.org







Este artículo proviene de Reflexiones - SaciaTuSed.com
http://www.saciatused.com/aguaviva

La direcci#243;n de esta noticia es:
http://www.saciatused.com/aguaviva/modules.php?name=News&file=article&sid=164