Apostol Fernando Ortiz - La Boca y las Palabras que nos Justifican o nos Condena
Fecha martes, 13 de marzo a las 18:46:06
Tema Reflexiones


apostol fernando ortiz  Apostol Fernando Ortiz - http://www.miel-rd.org

Este tema es muy importante porque la Palabra nos habla de lo difícil que es domar nuestra boca. Por una parte, muchas veces nos desbocamos, y por otra cuando tenemos que hablar nos quedamos trancados. Aún hay personas que nunca dicen nada y lo guardan todo, hasta que un día explotan. Por lo tanto, debemos aprender y pedirle a Dios que tome dominio sobre nuestra boca. Como discípulos de Jesús es muy importante que sepamos lo que él enseñó sobre las palabras y es lo que veremos a continuación.

palabrasMateo 12:37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

Las palabras tienen mucho valor, ellas pueden justificarnos o condenarnos. Siendo discípulos de Cristo es muy importante saber lo que Jesús enseñó acerca de las palabras y lo que hablamos. Vemos que Jesús hizo cinco declaraciones muy importantes acerca de la boca. Jesús es el verbo de Dios, el que era en el principio, que era con Dios y era Dios. Pero este verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y dejó enseñanzas extraordinarias. Jesús es el creador. ¿Y quién conoce mejor un producto que su fabricante? Con relación al hablar enfatizó cinco puntos :

En el capítulo 12 de Mateo, Jesús acaba de echar fuera unos demonios y es acusado por los fariseos de hacerlo porque estaba con Belcebú, príncipe de los demonios, y entonces Jesús les habla de que ningún reino que está dividido contra sí mismo puede prevalecer, y les dice que todo pecado podía ser perdonado menos la blasfemia contra el Espíritu Santo, la cual no sería perdonada ni en este siglo ni en el venidero. Habiendo captado totalmente la atención de estos religiosos y fariseos comienza a enseñar sobre las palabras.

PRIMERA DECLARACION

Mateo 12:33 (BLA) Planten ustedes un árbol bueno, y su fruto será bueno; planten un árbol dañado, y su fruto será malo. Porque el árbol se conoce por sus frutos.

En la Palabra muchas veces se nos compara con los árboles. Aquí Jesús habla de que el árbol se conoce por sus frutos, el fruto indica cómo es el árbol. La única forma de que seamos buenos árboles es cuando el que nos creó entra en nosotros. Esta afirmación de que el árbol se conoce por sus frutos nos recuerda que la Palabra nos enseña que de la abundancia del corazón habla la boca. No importa lo que uno quiera aparentar, nuestro hablar revelará lo que está dentro de nuestro corazón.

SEGUNDA DECLARACION

Mat 12:34 !!Generación de víboras!¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Lo que sale por nuestra boca, primero estuvo en nuestro corazón. Es el fruto, es el resultado. ¿Quieres saber lo que hay dentro de una persona? Por ejemplo, ¿qué expresión sale de la boca de una persona que se ha dado un martillazo en un dedo? Pues hay gente que sin martillazos, de su boca salen sapos, ranas, culebras y hasta escorpiones.

Hay un momento en que el corazón se desborda y lo que emana por nuestra boca es lo que viene del corazón.

De lo que una persona está llena por dentro, se evidencia en lo que sale por su boca. La boca habla de lo que está rebosado el corazón.

TERCERA DECLARACION

Mat 12:35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas.

Nuestro corazón se compara con un tesoro. Un tesoro es algo valioso, pero hay malos y buenos tesoros. Digamos que una persona logra cultivar unas bacterias y mutarlas para crear nuevos virus y enfermedades, armamentos químicos, etc. Esto es algo por lo que quizás pueda alcanzar una gran ganancia, pero este tesoro es malo, porque se usa para destrucción.

Así el corazón del hombre es comparado a un tesoro valioso, pero según el dueño del hombre, así será lo que sale de su interior. Donde está nuestro corazón, ahí está nuestro tesoro. Si Dios es nuestro dueño sacaremos buenas cosas de nuestro corazón.

CUARTA DECLARACION

Mat 12:36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

Jesús dijo que de toda palabra ociosa que hablemos daremos cuenta en el día del juicio. Esto nos da una idea de que de alguna manera seremos medidos, de acuerdo a cuántas palabras ociosas hemos hablado.

¿Qué son las palabras ociosas? En griego es ARGOS y se refiere a palabras desempleadas, palabras inútiles, desocupadas, que no eran para edificar, que destruyen, que no fueron dichas en el momento oportuno.

Las palabras ociosas nos producen letargo, estacan, destruyen el ánimo de las personas, de una familia, o de un país.

QUINTA DECLARACION

Mat 12:37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

¡QUÉ VALOR TIENEN LAS PALABRAS! Hay palabras que mientras estemos aquí nos pueden justificar o condenar. Las palabras que nos justifican solo podemos declararlas cuando conocemos AL JUSTO. Nuestras palabras tienen un gran poder, mayor al que imaginamos, pues ellas nos justifican o nos condenan. Hay gente que se limita por sus declaraciones ‘’no puedo porque jamás se ha hecho, vengo de tal parte, o de tal familia, o soy de tal raza, o tengo tal limitación…”.

LAS PALABRAS DE BARZILAI Y LAS PALABRAS DE CALEB

BARZILAI Y LAS PALABRAS OCIOSAS

2 Samuel 19:32-33 Era Barzilai muy anciano, de ochenta años, y él había dado provisiones al rey cuando estaba en Mahanaim, porque era hombre muy rico. Y el rey dijo a Barzilai: Pasa conmigo, y yo te sustentaré conmigo en Jerusalén.

De este pasaje se destacan dos hechos, ya que se enfatizan dos adjetivos, con el adverbio MUY: anciano y rico. Dice que Barzilai era muy rico y muy anciano, sin embargo, el pasaje nos dice que Barzilai tenía solo ochenta años, lo cual para su época no era una edad tan avanzada, ni estaba tan viejo cronológicamente, pues otros de su misma edad todavía tenían vigor, y hasta lograron grandes hazañas y conquistas.

Veamos:

Deuteronomio 34:7 Era Moisés de edad de ciento veinte años cuando murió; sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor.

Jeremías 6:11 Por tanto, estoy lleno de la ira de Jehová, estoy cansado de contenerme; la derramaré sobre los niños en la calle, y sobre la reunión de los jóvenes igualmente; porque será preso tanto el marido como la mujer, tanto el viejo como el muy anciano.

La Palabra hace distinción entre el viejo y el muy anciano. ¿Por qué a Barzilai se le llama muy anciano? Es que la verdadera vejez no está en piel, o en las células deterioradas, sino en el corazón. Es cuando la persona no tiene más palabras, y todas las que declara son PALABRAS OCIOSAS.

David venía de nuevo Jerusalén, Absalón había sido destruido y quitado luego de su rebelión, y vuelve David a ser rey. A su regreso se encuentra con Barzilai quien lo había ayudado anteriormente y David tiene en su corazón favorecerlo y entonces le ofrece un cargo en Jerusalén. Sin embargo la respuesta de Barzilai es muy contraproducente. Jerusalén era y es una ciudad muy importante para los judíos. Es la ciudad de paz. Estar en Jerusalén y tener un lugar junto al rey sería el sueño de cualquier judío. La respuesta de Barzilai fueron palabras ociosas.

2 Samuel 19:34 Mas Barzilai dijo al rey: ¿Cuántos años más habré de vivir, para que yo suba con el rey a Jerusalén?

David le ofreció un cambio, una nueva etapa, un reinicio; ir al lugar soñado, donde todo el mundo hubiera querido vivir. Pero él no era anciano por fuera, sino por dentro, pues tenía un concepto destruido de sí mismo.

2Sa 19:35 De edad de ochenta años soy este día. ¿Podré distinguir entre lo que es agradable y lo que no lo es? ¿Tomará gusto ahora tu siervo en lo que coma o beba? ¿Oiré más la voz de los cantores y de las cantoras? ¿Para qué, pues, ha de ser tu siervo una carga para mi señor el rey?

Esas eran palabras ociosas. ¿Para qué hacer esto o aquello si al final me voy a morir? La vejez de Barzilai estaba en su corazón. Se sentía una carga, menospreciado, que no valía, que no podía disfrutar ya de la vida. Nosotros debemos examinarnos, para ver si en nuestra vida hay palabras ociosas.

2Sa 19:36 Pasará tu siervo un poco más allá del Jordán con el rey; ¿por qué me ha de dar el rey tan grande recompensa?

El rey lo estaba invitando para que fuera un poco más allá, y quizás se animaría a seguir luego hacia Jerusalén.

2Sa 19:37 Yo te ruego que dejes volver a tu siervo, y que muera en mi ciudad, junto al sepulcro de mi padre y de mi madre. Mas he aquí a tu siervo Quimam; que pase él con mi señor el rey, y haz a él lo que bien te pareciere.

Su entierro no era una justificación, pues podía haber solicitado que cuando muriera lo llevaran a enterrar junto a su familia. El problema de la gente que tiene palabras ociosas es que siempre está amarrado a los sentimientos, pero no se libera de eso.

2Sa 19:38 Y el rey dijo: Pues pase conmigo Quimam, y yo haré con él como bien te parezca; y todo lo que tú pidieres de mí, yo lo haré.

Hay un principio divino, cuando Dios tiene algo para uno, y uno no lo quiere se lo dará a otro.

CALEB Y LAS PALABRAS QUE JUSTIFICAN

Para ir a ver la tierra prometida enviaron doce espías, 10 fueron negativos, pero dos le creyeron a Dios. Prevalecieron en el momento los negativos y lograron hacerle creer a todos que no la podían tomar. Pero solo ellos dos entraron con la nueva generación a la tierra prometida, todos los demás perecieron en el desierto.

Josué 14:6-7 Y los hijos de Judá vinieron a Josué en Gilgal; y Caleb, hijo de Jefone cenezeo, le dijo: Tú sabes lo que Jehová dijo a Moisés, varón de Dios, en Cades-barnea, tocante a mí y a ti. Yo era de edad de cuarenta años cuando Moisés siervo de Jehová me envió de Cades-barnea a reconocer la tierra; y yo le traje noticias como lo sentía en mi corazón.

En su corazón estaba creer a Dios y creer que lo podían hacer.

Josué 14:8 Y mis hermanos, los que habían subido conmigo, hicieron desfallecer el corazón del pueblo; pero yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios.

Los diez que tenían palabras ociosas hicieron desfallecer al pueblo. Estas palabras mal puestas trajeron desaliento y falta de fe, con ellas el pueblo fue atemorizado.

Números 13:31 Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.

No podemos mirar la situación solamente, sino que debemos mirar al que está encima de la situación. Por eso David nunca llamó a Goliat gigante porque nunca lo comparó con su altura sino con la altura de Dios.

Num 13:33 También vimos allí gigantes,hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.

El que tiene palabras ociosas mira todo como imposible, solo mira limitaciones: “Es que no se puede…,es que yo nací en..., es que mi familia…”. Cuando uno comienza a sentirse cucaracha, hace grande al diablo y los demonios. Pero si hacemos grande a Dios, el enemigo será menos que una cucaracha!!!.

Jos 14:9-11 Entonces Moisés juró diciendo: Ciertamente la tierra que holló tu pie será para ti, y para tus hijos en herencia perpetua, por cuanto cumpliste siguiendo a Jehová mi Dios. Ahora bien, Jehová me ha hecho vivir, como él dijo, estos cuarenta y cinco años, desde el tiempo que Jehová habló estas palabras a Moisés, cuando Israel andaba por el desierto; y ahora, he aquí, hoy soy de edad de ochenta y cinco años. Todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió; cual era mi fuerza entonces, tal es ahora mi fuerza para la guerra, y para salir y para entrar.

Comparado con Barzilai, podemos ver la diferencia en las palabras de Caleb. Cuando tienes un corazón que le cree a Dios, de la abundancia del corazón habla la boca. Estas eran declaraciones que justificaban. Barzilai no aprovechó el bien que Dios le quería dar.

Cuando Dios promete cumple, pero uno sólo lo recibe, si quiere.

Jos 14:12 Dame, pues, ahora este monte, del cual habló Jehová aquel día; porque tú oíste en aquel día que los anaceos están allí, y que hay ciudades grandes y fortificadas. Quizá Jehová estará conmigo, y los echaré, como Jehová ha dicho.

Mientras no se haya cumplido todo lo que Dios te ha dicho, mientras haya montes por conquistar, debemos tener deseo y propósito para vivir. Hay gente de poca edad cronológica pero en su corazón son más viejos que un anciano. Hay personas que no tienen deseos de vivir, pero considera si ya cumpliste con todo lo que te tocaba; si ya todos los tuyos han sido todos alcanzados.

Mientras haya monte por conquistar, queda mucho por hacer!!!

Josué 14:13-14 Josué entonces le bendijo, y dio a Caleb hijo de Jefone a Hebrón por heredad. Por tanto, Hebrón vino a ser heredad de Caleb hijo de Jefone cenezeo, hasta hoy, por cuanto había seguido cumplidamente a Jehová Dios de Israel.

¿Con quién te identificas, con Barzilai o con Caleb? Levanta tus manos y di a Dios: “Quiero quitar de mi vida las palabras ociosas”

Ministración Final:

Anoche estaba orando en la madrugada, y el Señor me decía, dile a mi pueblo que no solo está en el corazón y en la boca sino también en los oídos.

Deut. 20:1 Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, si vieres caballos y carros, y un pueblo más grande que tú, no tengas temor de ellos, porque Jehová tu Dios está contigo, el cual te sacó de tierra de Egipto.

Es como si te dijeran hoy, cuando salgas a vender tus productos, y veas que hay una competencia que te aventaja de alguna manera, no tengas temor de ellos porque yo te saqué de Egipto.

Deu 20:2-4 Y cuando os acerquéis para combatir, se pondrá en pie el sacerdote y hablará al pueblo, y les dirá: Oye, Israel, vosotros os juntáis hoy en batalla contra vuestros enemigos; no desmaye vuestro corazón, no temáis, ni os azoréis, ni tampoco os desalentéis delante de ellos; porque Jehová vuestro Dios va con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros.

Es importante que el sacerdote hable palabras de Dios al pueblo. Para el mundo se avecinan muchas cosas, pero para nosotros es un año de total autoridad de Dios.

Deu 20:5 Y los oficiales hablarán al pueblo, diciendo: ¿Quién ha edificado casa nueva, y no la ha estrenado? Vaya, y vuélvase a su casa, no sea que muera en la batalla, y algún otro la estrene.

Dios estaba estableciendo un colador, no quería que hubiera pretextos que trajeran desánimo, y esta actitud se esparciera entre ellos. Así que los sacerdotes comenzaron a filtrar diciendo:

Deu 20:6-7 ¿Y quién ha plantado viña, y no ha disfrutado de ella? Vaya, y vuélvase a su casa, no sea que muera en la batalla, y algún otro la disfrute. ¿Y quién se ha desposado con mujer, y no la ha tomado? Vaya, y vuélvase a su casa, no sea que muera en la batalla, y algún otro la tome.

Que no haya pretextos. Sólo debía ir el que estuviera plenamente convencido, el que no, debía quedarse.

Deu 20:8 Y volverán los oficiales a hablar al pueblo, y dirán: ¿Quién es hombre medroso y pusilánime? Vaya, y vuélvase a su casa, y no apoque el corazón de sus hermanos, como el corazón suyo.

Los miedosos debían regresarse para que su miedo no se esparciera entre los demás. Es que, tan dañina es la lengua que las habla las palabras ociosas, como los oídos que las escuchan. NO solo es hablar sino cuidar los oídos de gente que nos da palabras ociosas.

¿Quieres ser necio? Anda con necios. ¿Quieres ser sabio? Anda con sabios.

Estoy orando porque por tus palabras serás condenado o justificado.

Señor inyecta mi corazón con tu palabra que crea que en tu nombre puedo hablarle al monte, que pueda poner filtro en mis oídos. No permitas que tu oído sea un zafacón.

Bendigo tu vida y vengo como el sacerdote que Dios ha querido poner. Te bendigo para que veas que el que está contigo es más fuerte que los que están contra ti. Di: “Señor, yo renuncio de una vez y para siempre a las palabras ociosas, no las quiero más”.

Tus palabras pueden tener mayor justificación cuando bendicen a otros, pero también mayor condenación si dañan a otros.

Bendigo tu casa, tus planes y tus proyectos.





Este artículo proviene de Reflexiones - SaciaTuSed.com
http://www.saciatused.com/aguaviva

La direcci#243;n de esta noticia es:
http://www.saciatused.com/aguaviva/modules.php?name=News&file=article&sid=513