Carlos Anacondia - Transformados para Dios
Fecha viernes, 23 de marzo a las 22:56:06
Tema Reflexiones


carlos anacondia  Carlos Anacondia - www.carlosanacondia.org

El Apóstol Pablo en su Carta a los Romanos nos dice, en Romanos 12:2: "No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta."

En los primeros capítulos a los Romanos el Apóstol Pablo les hace ver cuál era su condición y cuáles eran las cosas que Jesús había ganado para ellos, y que ninguna condenación había en Cristo Jesús, Romanos 8:1: "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu." El mayor problema que enfrentamos nosotros para vivir una vida plena y el libertad es que no conocemos nuestra posición en Dios, no entendemos cual es nuestra identidad en Dios, por eso no hay cambios, no hay transformación.

Desde el Capitulo 12 en adelante comienza Pablo diciendo "Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional." Pablo está diciendo, por lo que ya les enseñe, por cuanto ya saben quienes son en Dios, ahora os corresponde hacer sacrificios vivos, ahora que conocen su condición les corresponde presentarse diariamente delante de Dios, no conforme a este siglo, sino transformados, por medio de la renovación de nuestro entendimiento. Y para esto tenemos que conocer la voluntad de Dios, que tiene tres elementos: es buena, agradable y perfecta. Pablo nos dice que transformemos nuestra manera de pensar, renovar nuestra mente para poner en práctica la voluntad de Dios.

Nos dice que a los beneficios de Dios respondamos como corresponde, ofreciendo sacrificio vivo. Pero no ser refiere a los sacrificios que hacían los judíos en el Antiguo Testamento, No es un sacrificio de animales de lo que habla, sino que debemos ofrecer nuestros cuerpos, todo lo que somos, cada día a Dios.

Entregarnos en un acto de adoración a Dios, un acto de consagración a Dios, un acto espiritual. Pero al mismo tiempo también es un acto físico, ya que nuestros cuerpos están presentes en el acto de adoración. Nuestra mente esta receptiva a las verdades de Dios, nuestras emociones también. Cuando recibimos la misericordia de Dios, se despierta en nosotros la sensibilidad, el amor a Dios. Estos son los frutos del Espíritu Santo que nos revive y vivifica.


Cuando la Biblia habla de este siglo malo, se refiere a este mundo, a un sistema sin Dios, a países sin Dios. Y nosotros no podemos aceptar las normas de un dios que es el diablo, no podemos conformarnos y transformarnos a lo que este mundo tiene como bueno. Como Pedro dice en 1 Pedro 1:14: "como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia..." Dios nos está llamando a la obediencia, como Jesús fue obediente, la Iglesia también tiene que serlo, la obediencia significa que estamos rechazando los deseos que antes nos dominaban, la obediencia nos purifica, nos transforma.

Entonces nada puede quedar igual cuando nosotros conocemos a Jesús, mis hábitos, mis costumbres, mi vocabulario, mi ignorancia, todo cambia. Las cosas que antes practicaba tienen que cambiar.


Debemos comenzar a caminar en el Espíritu, y cambiar nuestras antiguas maneras y comenzar a vivir conforme a lo que Dios nos dejo escrito en el manual de vida, que es Su Palabra, La Biblia.





Este artículo proviene de Reflexiones - SaciaTuSed.com
http://www.saciatused.com/aguaviva

La direcci#243;n de esta noticia es:
http://www.saciatused.com/aguaviva/modules.php?name=News&file=article&sid=522